Racismo en Republica Dominicana

REFLEXION SOBRE EL RACISMO Y SU ORIGEN EN LA REPÚBLICA DOMINICANA
¡No, qué va, aquí no hay de eso!

SANTIAGO. 19 DE MARZO DE 2008.- A fines de enero de este año Doudou Diéne, Relator Especial sobre las formas contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia, y Gay McDougall, Experta Independiente sobre cuestiones de la minorías, presentaron ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas el informe sobre su visita oficial a la República Dominicana en octubre del año pasado.


Según el informe, “los expertos constataron que en la sociedad dominicana existe un profundo y arraigado problema de racismo y discriminación que afecta en general a los negros y en particular a los dominicanos negros, los dominicanos de ascendencia haitiana y los haitianos”. Señalaba que “los factores de raza y del color de la piel dominan profundamente la sociedad dominicana y el prejuicio racial es una importante dimensión del antihaitianismo.”

El informe recomendó, con carácter de urgencia, la revisión de la ley de Migración en vigor “para hacerla compatible con las disposiciones sobre el jus soli que figuran en la Constitución y deben respetarse los derechos de todas las personas de ascendencia haitiana.”

El documento resaltaba la necesidad de “que se reconozca la realidad del racismo y la discriminación, se exprese una fuerte voluntad política al más alto nivel y se cree un plan nacional de acción contra el racismo, la discriminación racial y la xenofobia en consulta y con la participación de todos los grupos de la sociedad humana”. El informe, fue discutido en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en la primera semana de marzo.

Ya en vísperas de las audiencias del Consejo de Derechos Humanos, la reacción del grueso de la prensa dominicana fue de rechazo al informe. Abandonaron toda actitud crítica. No examinaron a fondo los hallazgos ni las recomendaciones del informe. Soslayaron a las organizaciones que han denunciado la existencia de racismo y de discriminación contra los dominicanos de ascendencia haitiana en el país. De manera singular, el Listín Diario asumió y apoyó la línea del gobierno, negando que existiera racismo, discriminación racial y xenofobia en el país. Casi dos terceras partes de las noticias, artículos y editoriales relacionados con el informe coincidieron y tuvieron como fuente al gobierno. En vez de discutir a fondo el contenido del informe prefirieron cuestionar la competencia, los motivos de los relatores, Diéne y McDougall. Alegaron que el informe era parte de una Conspiración Internacional, que cuenta con la complicidad de ONG, mercenarias, que operan en el país y que maquinan contra éste.

Se trataba, según el Listín Diario, de una “conspiración de camarillas”, de “individuos que actúan solapadamente en organismos mundiales y grupos nacionales vinculados a otras naciones que están tratando de fomentar violencia racial en el país”. Son denuncias sustentadas “por personas sin nacionalidad, es decir apátridas”, apuntó un columnista de El Nuevo Diario. Según el Juez Electoral Mariano Rodríguez, son denuncias hechas por “ONG que asumen esta posición porque tienen apoyo financiero internacional para promover la idea de que aquí existe discriminación.” Una muestra de la falsedad de la acusación, observó el juez Rodríguez, es que en la industria de la construcción conviven haitianos y dominicanos. “El país es objeto de ataques”, señaló el presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP), Lisandro Macarrulla, “interesados, malintencionados de competidores de otros países.” Los relatores de la ONU, Diéne y McDougall, fueron tildados, en la columna Coctelera, del HOY, de “par de charlatanes”, “carajotes relatores”, “habladores a la enésima potencia”.

El gobierno, la prensa de mayor circulación, los principales partidos políticos coincidieron en negar que existiera racismo y xenofobia en el país. El Secretario de Relaciones Exteriores, Carlos Morales Troncoso, insistió numerosas veces en ello. Eduardo Jorge Mera, Secretario general del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), del partido de José Francisco Peña Gómez, quien fuera objeto de terribles campañas racistas, afirmó que “aquí no se puede hablar de discriminación racial… ese es un tema que tiene que unirnos en vez de dividirnos”.

El Listín Diario, en su Editorial del 1ro de marzo, argumentó que no cabía la denuncia de discriminación racial puesto que “el actual presidente es mulato”, como también lo son “…casi la totalidad de funcionarios públicos y empresarios”. Añadió que “nos cabe la honra de que hemos sido la primera nación de la Tierra que eliminó la discriminación y que aprecia a las personas por su valor intrínseco”, ¡vaya usted a saber cuándo sucedió y a qué se refiere! Y afirmó el editorial, con entusiasmo : “Somos el único pueblo del mundo que usó y usa la palabra negro o negra como un piropo amoroso, mucho antes de que se hablara en alguna parte de la Tierra sobre derechos civiles”.

El CONEP precisó que en el país “no existen discriminación, ni diferencias en trato por razones étnicas u otra razón y que prueba de ello es la presencia en el territorio nacional de más de un millón de haitianos que conviven con los dominicanos…”.

El ex-gobernador del Banco Central, JL Malkum calificó de ridícula la afirmación de que existe la discriminación racial en RD, y comentó que los casos citados de discriminación, como impedir la entrada a establecimientos públicos a personas de tez oscura, “son pendejadas”.

La Junta Central Electoral señaló que: “no hay posibilidad alguna de que un dominicano, por ser de ascendencia extranjera, pueda ser víctima de la negación de su documento de identidad, siempre que se hayan observado las formalidades de ley en su instrumentación.”, ¡sin reparar en el detalle de que el informe de marras considera que las tales “formalidades y disposiciones de la ley” son discriminatorias!

Prensa, gobierno y grupos de poder coincidieron, en esta semana de marzo, en mostrar a la República Dominicana, como paraíso de mulatos y mestizos, ejemplo para el mundo de tolerancia, modelo de convivencia, institucionalidad y armonía. Coincidieron en presentarla, a la vez, como víctima, blanco de ataques y conspiraciones que requieren tomar la ofensiva. Coincidieron en descalificar los mensajeros, reacción patológica frecuente ante un mensaje veraz pero desagradable, amenazante.

Primero el veredicto, luego la evidencia, precisó la Reina de Corazones. Y fue esa la disposición de quienes repudiaron el informe presentado ante la ONU, sin investigar, conocer, valorar lo que propone ni estudiar sus recomendaciones. Al gobierno y al grueso de la prensa les interesa más la “imagen” del país que la realidad de éste; la manipulación de esa imagen, ajustada a los cánones de mercadeo de los anuncios para el turismo de un país de armonía, en el que no existen conflictos, agudas desigualdades, pobreza e injusticias.

…Y, sin embargo, el racismo tiene una larga y dolorosa presencia e historia en estas tierras. El cúmulo de evidencias, al respecto, no deja lugar a dudas.

EL DIA DESPUES, SE METIO MIGRACION

El día después de que el gobierno dominicano presentara, en Audiencia ante el Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación Racial, un informe sobre la implementación en RD de la Convención Internacional para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial, “Migración se tiró” de madrugada en el barrio de Enriquito, detrás de la Zona Franca en Gurabo, Santiago. Llegaron tempranito, a eso de las cinco de la mañana, en una guagua amarilla, de la OMSA, con soldados en uniforme de campaña y funcionarios de la Dirección General de Migración. Según relatan residentes del lugar: “No preguntaron nada….tumbaron puertas….rompieron candados…se metieron en las casas, le dieron planazos con colines a algunos haitianos…se llevaron mucha gente de por aquí…”.

Un joven haitiano, D., residente en el lugar, comentó: “Llegaron con martillos y machetes, tocaban a la puerta, si no abrían, rompían el candado. Es verdad que estamos ilegales y por eso pueden llevarnos, pero no darnos golpes, ni robar. No me gusta estar ilegal. Yo tengo mi pasaporte pero la visa está muy cara, cuesta 70 dólares por dos meses y 25 dólares por un chequeo en aduana más lo del pasaje,…” A E. le robaron la ropa y un celular: “la que tengo puesta”, nos dijo,”es de un amigo”.

Rafael e Yvon cuentan que a las 5 llegó “Migración a recoger haitianos … salimos corriendo, cuando volvimos encontramos el candado de la puerta roto. Nos llevaron todo…” Perdieron $7,000 ahorrados para regresar a Haití. Rafael lleva cinco años en el país, Yvon, 13: ambos llegaron “por el monte”, y tienen hijos nacidos aquí.

Yani, una vecina haitiana que fue detenida en la redada relata lo sucedido: “…cuando llegaron no me dieron tiempo de ponerme los zapatos, ni de vestir a los niños…,…no preguntaron por papeles, se metieron, tiraron todo al suelo de mala manera, y sin piedad nos montaron en la guagua amarilla con muchos policías armados…” Señala que tenía $10,000 en un cuaderno guardado en la casa. Había reunido el dinero vendiendo comida. El dinero “desapareció” durante la redada. “Tiraron” a Yani y a sus dos niños en Dajabón; después que quedó libre, en Haití, volvió a cruzar la frontera e inició el camino de regreso, pues su casa y su familia están en Gurabo. Les tomó un día regresar. Apenas llegó, tuvo que buscar prestado $1,000 para pagarle al chofer dominicano que la trajo. Del grupo que se llevaron sólo había regresado Yani y un hombre, J., que tiene su familia en el lugar. Cuatro días después de la redada, del resto no tenían noticias.

“Somos haitianos” – comentó DY- “queremos vivir tranquilos, conseguir nuestros papelas, buscar trabajo, vivir tranquilos.” Y añadió PM que cada vez “las cosas están más malas…. “. No consiguen trabajo…hay días que pican algo, otros días nada. Hay que pagar la pieza, pasan hambre… “Nos llevamos bien con los dominicanos… pero algunos nos quieren mandar pa´ Haití”. A lo que añadió una vecina “dicen que un grupo de la junta de vecinos de por aquí los quiere sacar y que fueron ellos los que llamaron a Migración.”

A DY no se lo llevaron, pero a su hijo y a un sobrino sí, camino al trabajo. Lo “montaron en un camión que iba por la calle lleno de guardias, recogiendo haitianos”. No le dieron oportunidad de buscar sus pertenencias, de avisar a su familia, de procurar sus documentos, de cobrar las prestaciones laborales que le correspondían. Poco menos de un secuestro con amparo “legal”.

DY se queja de la corrupción de la policía. Lleva 18 años en el país. Cuenta que salió el sábado 1ro de marzo a cobrar un dinero que había ganado trabajando. En el camino se encontró con dos policías que lo detuvieron, supuestamente porque se parecía a un sospechoso, presumiblemente haitiano, implicado en el asesinato de un motoconchista días antes. Lo llevaron al destacamento policial de Gurabo donde pasó día y medio, sin que le interrogaran. Los policías le dijeron que para liberarlo tenía que buscar $1000 pesos. DY, desesperado porque no quería permanecer allí ni que lo enviaran a Haití, comenzó a negociar y consiguió que “rebajaran el rescate” a $700 pesos. “Pagó” los $700 pesos y lo liberaron el día antes de la redada. GJ, otro residente haitiano, vecino de esa comunidad, alega que a él también lo detuvo la policía, por el mismo caso, y “pagó” $2000 pesos para “que me soltaran”. Un tercer hombre, residente en Los Pérez, señaló que le había sucedido lo mismo:”después que mataron al motoconchista, andan recogiendo haitianos, pero es para quitarle cuartos”.

Redadas de madrugada, violación de residencias, maltratos, robos, extorsiones de los inmigrantes, violación de los procedimientos legales que garantizan los derechos de los inmigrantes…: todo esto ocurrió, en un pequeño barrio de Santiago, en los días en que el gobierno dominicano presentaba, ante el Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación Racial, un informe sobre la implementación en el país de la Convención Internacional para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial, “así como sus avances en materia legislativa, administrativa y judicial”, según rezaba el parte de prensa.

¡TU NO ERES DE AQUI!

También en estos días, con motivos de las fiestas patrias, tuvimos ocasión de visitar varias escuelas. En una de ellas, una maestra trataba el tema de la pertenencia y la identidad. Preguntó a los niños y las niñas: “¿quienes son de aquí?” Todos, todas alzaron la mano. La profesora señaló a uno y le dijo, de manera tajante: “tú no eres de aquí, porque tú eres haitiano. Este no es tu país.” La expresión del niño fue de sorpresa, dolor, de tristeza. Se sintió rechazado, excluido. Pero, ¿por qué no pertenece? ¿Porque la pertenencia a la colectividad descansa en el accidente biológico del lugar de nacimiento, y no en el hecho social de su participación en dicha colectividad? Dicho niño nacido efectivamente en Milot, Haití, pero que ha vivido cinco de sus siete años con sus padres en Gurabo, Santiago, es tenido, por la maestra, como “de otro país”, es “haitiano”. La reacción de la maestra coincide con la letra segregacionista y la intención excluyente de la Ley de Migración. Se trata de una versión actualizada de la doctrina del Pecado Original. Según ésta, la condición de “ilegalidad”, de indocumentación de los padres, inmigrantes (… y pobres…) se hereda, se transmite a los hijos, a las hijas. Por virtud de estas disposiciones, el niño, la niña nace en condición de ilegalidad. Y esto a pesar de que la Constitución establece, afirma y privilegia el jus soli, el derecho a la nacionalidad dominicana de las personas nacidas en este suelo patrio. En segundo lugar, y como consecuencia de lo anterior, el niño, la niña, hijos de inmigrantes indocumentados (y pobres), nace extranjero. Nace aquí, pero no es de aquí, aunque viva, crezca, se forme, se eduque, respire, juegue, sea parte etc. de este “aquí”.

COTIDIANIDADES

En esos días en los que el gobierno y otras voces rechazaban que existiera racismo en el país nos hicieron un cuento que viene al caso. En un curso para mujeres embarazadas, una de las participantes preguntó a la doctora si era verdad que si se masajeaba la nariz del recién nacido podía perfilársela, conseguir que fuera “más fina”.

El cuento nos recordó otro, que relató una maestra en un taller sobre perjuicio racial: “Mi marido es mucho más claro que yo. Y sucede que mi suegra no quería que nos casáramos…Pero nos casamos y yo quedé embarazada y tuve mi hijo. Como al mes de nacido vino mi suegra y me dijo, `María Luisa, tú no tienes que preocuparte. Yo le miré las bolsas a tu hijo y no va a salir como tú…..”.

“No hay racismo”, pero son numerosos los testimonios que expresan ansiedad, preocupación, obsesión en torno a los cánones de belleza y los rasgos “racistizados” del color de la piel, la textura del cabello, la forma de la nariz y los labios…Una niña, en una de nuestras escuelas, nos dijo: “Soy fea porque soy negra”.

También en esos días felices de igualdad y valoración de la diversidad, trajo el periódico un desplegable que lanzó Jumbo, “Agua Sol & JUMBO”, que invitaba a enamorarse “del Caribe y nuestra gente”. ¿Cómo era la gente del anuncio? De los modelos en las fotos, todos jóvenes o niños(as), 60 son predominantemente de tez clara, de los que llaman “blancos”, pelo lacio (“bueno”), “finos” y 11 son de tez trigueña clara, muy clara, y pelo rizado suave. Ninguno “parece pobre”; ninguno parece “pueblo”. Bien podían representar el ideal de aquella futura madre, o de la suegra de la maestra, el del Canciller o el del Listín Diario. *********** Publicaciones e Investigaciones de ONE RESPE en torno al racismo y la xenofobia en República Dominicana:

ONE RESPE (1995). El Otro del Nosotros. Centro de Estudios Sociales P. Juan Montalvo,S.J., Editora Búho. Santo Domingo.

ONE RESPE. 2007. El Prejuicio Rompe la taza: racismo y xenofobia en la prensa dominicana. ONE RESPE. Santiago.

ONE RESPE. 2007. Cada Cual en Este Mundo Cuenta el Cuento a su manera: racismo y xenofobia en textos escolares dominicanos. ONE RESPE. Santiago.

El Viralata es un Boletín ocasional del Centro de Reflexión, Encuentro y Solidaridad: ONE RESPE. Los artículos que aparecen en El Viralata pueden ser reproducidos y ojalá y así lo hagan. De hacerlo, agradecemos que mencionen la fuente como Dios manda. Los números anteriores de EL Viralata y las investigaciones realizadas por ONE RESPE aparecen en nuestra página:www.onerespe.com

El VIRALATA No.50


[article.back]

XHTML válido
CSS válido